Establecimiento en Francia. Parte I

Posted on Actualizado enn

Dos meses después de mi último momento de escritura, aunque los estoy colgando con cierto desfase en esta etapa inicial, vuelvo a las teclas, tras haberme establecido en un pueblito del Pirineo francés.
 La verdad es que no estoy del mejor ánimo estos días, me está resultando duro. Pero precisamente por eso me he dicho que el hábito debería poder hasta con estos estados bajos. Y que todo era cuestión de ponerse sin pararse a pensar, de intentarlo. Es más simple de lo que nos pueda parecer, como se demuestra con esta pequeña entrada.
Así que retomo, que además tengo un buen trecho para resumir acerca de la evolución de mis pasos.
Mazorcas de maíz - Foto de Dricker94
Mazorcas de maíz – Foto de Dricker94

Durante estos dos meses he estado trabajando en unos campos de maíz durante agosto, haciendo la mudanza a una nueva casa en Francia compartida con otra pareja (con todo lo que esto conlleva: todavía tenemos unas cuantas cosas que apañar en la nueva casa), buscando más trabajo, regularizando la situación burocráticamente y comenzando otro trabajo temporero en los mismos campos de maíz.

El desconocimiento inicial del idioma me ha supuesto la primera gran barrera

Y menos mal que soy un inmigrante aceptado, ya que mi cambio es dentro de Europa. La vida del emigrante presenta algunos aspectos bastante difíciles, como el cambio de idioma, de costumbres y cultura, de búsqueda de empleo desde cero, de renovación de vida social… Y todo ello a través de un proceso lento de asimilación y de duelo tras el abandono del hogar y de los lazos emocionales que dejamos atrás.

Por mi parte, el desconocimiento inicial del idioma me ha supuesto la primera gran barrera. Así que he concentrado fuerzas en ella en primer lugar hasta que he logrado abrir un pequeño agujero para atravesarla. Creo que tengo cierta facilidad con los idiomas, pero en todo caso, he seguido el método de aprendizaje en el que más confío (sumergirse en la cultura nativa y aprender desde la escucha, como los bebés). Esto está bien alejado del que se sigue en la escuela. Y creo que gracias a que no aprendí allí, el francés que estoy consiguiendo es mejor del que tendría, sobre todo a nivel hablado.

Por otro lado, mis búsquedas de empleo están bastante diversificadas. He recurrido en primer lugar a la agencia estatal, inscribiéndome, teniendo entrevistas con sus consejeros, conociendo el sistema laboral francés, (su seguridad social, cobertura médica, ayudas…), traduciendo y adaptando mi currículum vitae y realizando búsquedas de sus ofertas periódicamente. Todo un aprendizaje.

También me he apuntado a empresas de trabajo temporal de la zona y a alguna otra bolsa de trabajo especializada.

A través de Internet he creado varios perfiles de trabajo en redes de freelance como ilustrador/diseñador y también para trabajar con niños, como cuidador, campos en los que me siento con un poco más de confianza para empezar debido a mi experiencia previa en España.

Y por último, pero no menos importante, me mantengo abierto a conocer personas nuevas, a hablar con ellas y a crear nuevos vínculos. Comunico que estoy en búsqueda de empleo y muchas veces saltan, cuando menos, buenas ideas o consejos. Aunque lleve su tiempo (¡crear cuentas y perfiles completos de freelance o linkedin también lo lleva!), me parece una de las mejores alternativas, ya que una considerable parte de los puestos de trabajos del mercado laboral son asignados a personas conocidas o recomendadas, sin salir la oferta a las listas públicas.

 Me mantengo abierto a conocer personas nuevas, a hablar con ellas y a crear nuevos vínculos

En esas estoy, a punto de salir para ir al trabajo, al que me desplazo un pequeño trayecto en bici combinado con 20 minutos de tren. Las semanas comienzan a pasar volando y el dinero para el alquiler llega bien. Y comienza a haber suficiente para pequeños extras (como por ejemplo, comida de mejor calidad que la que hemos consumido estos meses…).

Y acabo aquí esta entrada, con dos puntos de partida nuevos para dos nuevas (vida del emigrante y aprender idiomas), intentando poner en práctica el no alargarlas demasiado, excepto aquellas que lo requieran por ser análisis exhaustivos de ideas.
Procuraré intercalarlas, aunque tal vez tengas alguna sugerencia sobre qué tipo de artículos prefieres leer: extensos, pero con mucha información, o cortos y precisos. Los que se alargan también pueden dividirse en otros de menor extensión…
Anuncios

Un comentario sobre “Establecimiento en Francia. Parte I

    yz! escribió:
    12 diciembre, 2013 en 01:27

    Tengo un amigo que publica en su blog posts larguísimos. Aunque interesantes me encuentro a mitad de los mismos pensando que si terminan ya. Probablemente esta no sea responsabilidad completa de él sino de la vida digital y procastinadora que tenemos (tengo) hoy.
    Prefiero posts cortos y precisos (aunque a veces demasiado cortos también me parecen poco realistas y más dirigidos a crear marca personal) o posts largos divididos en capítulos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s